top of page

30 de noviembre, día internacional de la lucha contra los trastornos alimentarios

Los trastornos alimenticios son afecciones graves de la salud mental, que implican problemas sobre cómo la persona se piensa, se percibe, se siente, se visualiza sobre su corporalidad y la relación que por ello establece con la comida y/o la conducta alimentaria, llegando a comer mucho menos o más de lo que se necesita.


Con la finalidad de concientizar y apoyar a quienes sufren de algún trastorno alimenticio, desde el 2012 cada 30 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Lucha Contra los Trastornos Alimentarios, informando sobre estos y apoyando a quienes los padecen con mensajes e imágenes de apoyo, y así recordarles que es posible superar esto.


Aunque este tipo de trastornos pueden afectar a personas de cualquier edad, peso corporal, género y origen racial o étnico, en el caso de la anorexia nerviosa, la prevalencia es mucho mayor en mujeres que en hombres, predominando también en adolescentes; sin embargo, la doctora Patricia Reyes, endocrinóloga experta en el tema y miembro de la Asociación Colombiana de Osteoporosis y Metabolismo Mineral, ACOMM, explica que se pueden encontrar mujeres mayores de 45 años con anorexia nerviosa y además el 90% de las pacientes con este trastorno llegan a tener compromiso con su densidad mineral ósea.


Esta pérdida de densidad mineral ósea puede presentarse debido a razones como: la desequilibrada nutrición de la persona, el desbalance de la función metabólica y endocrina, o si tiene alguna enfermedad base relacionada con la anorexia nerviosa. También tiene mucho que ver con la falta de consumo y el déficit de la vitamina D, lo que puede ocasionar múltiples fracturas en los pacientes, además, la recuperación en estos casos es mucho más demorada y en muchas ocasiones no se ve mejoría en la densidad mineral ósea a pesar de que la persona haya recuperado su peso.


También la falta de calcio en estos casos tiene gran relevancia, pues este es un mineral necesario en el cuerpo para que los huesos se formen y se mantengan sanos, y así cada persona pueda llevar a cabo diferentes actividades físicas o funciones básicas, y al no estar presente en el cuerpo hay una disminución de la densidad mineral ósea.


En estos casos inicia un proceso para que el paciente pueda empezar a recuperar su peso y a su vez la densidad mineral ósea, evitando malos hábitos como fumar, ingerir bebidas alcohólicas y aunque el ejercicio es fundamental, este no se debe realizar hasta que la persona empiece a recuperar algo de peso, pues llega a ser mucho más dañino que beneficioso, por tal motivo se recomienda que el ejercicio se lleve a cabo cuando el paciente ya esté muy cercano o en su peso habitual, para así mejorar la ganancia muscular y consigo la ganancia en los huesos, según la doctora Reyes.


Por tal motivo, ACOMM, hace un llamado a las personas para que estén atentas a detectar la enfermedad de manera temprana tanto en mujeres como en hombres, teniendo claro que no solo se presenta en adolescentes sino también en personas mayores, incluso de la tercera edad, al respecto, la doctora Patricia Reyes, afirma que es muy importante acudir a un especialista para poder empezar con el tratamiento que la persona requiera, sin dejar de lado la salud mental.


12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page