PANTERA NEGRA: WAKANDA POR SIEMPRE, LA HISTORIA DE UNA NACIÓN QUE HONRA EL LEGADO DE T’CHALLA

Ya se encuentra en los cines una de las historias de Marvel Studios más esperada de los últimos años. Se trata de PANTERA NEGRA: WAKANDA POR SIEMPRE, el film que continúa el relato de PANTERA NEGRA, la ovacionada película de 2018 protagonizada por Chadwick Boseman que sigue a T’Challa en su ascenso al trono de Wakanda.

La nueva película de acción vuelve a aventurarse en el reino de Wakanda, donde surge una nueva amenaza procedente de una nación submarina oculta llamada Talokan. Allí, la reina Ramonda (Angela Bassett), Shuri (Letitia Wright), M'Baku (Winston Duke), Okoye (Danai Gurira) y las Dora Milaje (incluida Florence Kasumba) luchan por proteger a su nación de las potencias mundiales que intervienen tras la muerte del Rey T'Challa. Mientras los habitantes de Wakanda se esfuerzan por embarcarse en un nuevo capítulo, los héroes deben unirse con la ayuda de Nakia (Lupita Nyong'o) y Everett Ross (Martin Freeman) para forjar un nuevo camino para el reino de Wakanda.

PANTERA NEGRA: WAKANDA POR SIEMPRE está marcada delante y detrás de cámara por la temprana partida de Boseman, fallecido a los 43 años a fines de agosto de 2020. La muerte del celebrado actor, que además de haber sido el protagonista tuvo gran injerencia creativa en PANTERA NEGRA, afectó profundamente al equipo de realización de aquel film, al tiempo que lo enfrentó al gran desafío de continuar la potente historia de Wakanda sin la presencia de su héroe.

La película de Marvel Studios que el 10 de noviembre a los cines, entonces, no solo expande la franquicia con una trama cautivante atravesada por el duelo de una familia y la evolución de una nación, sino que además es un conmovedor homenaje a Boseman, T’Challa y el eterno legado de Pantera Negra.

En la nueva historia, la reina Ramonda advierte que ha pasado un año desde la muerte de T’Challa y que su hija Shuri aún no logra dar los pasos adecuados para sanar. Con el objetivo de llevar adelante un ritual de duelo, madre e hija se retiran de la ciudad, la tecnología y las distracciones. Allí, sin embargo, reciben la visita inesperada de Namor, representante de la desconocida civilización subacuática de Talokan.

Explica el productor Nate Moore: “La noción de una sociedad que se vio obligada a esconderse debido a los eventos del exterior está muy relacionada con el mundo de PANTERA NEGRA en el Universo Cinematográfico de Marvel (MCU por sus siglas en inglés). Las preocupaciones de Namor resuenan en Ramonda y Shuri: sus naciones tienen algunas cosas en común, pero es posible que no estén de acuerdo con su solución”.

A partir de allí, los acontecimientos de PANTERA NEGRA: WAKANDA POR SIEMPRE entretejen el destino de una nación con las emociones que sacuden a una familia, y especialmente con el vínculo de madre e hija que comparten Ramonda y Shuri. “Aquí hay una madre que perdió a su esposo y ahora a su hijo. Ella ha estado gobernando Wakanda en ausencia del rey. Es una dicotomía interesante ver a estas dos mujeres como líderes, como la reina y la princesa, y como madre e hija”, señala Moore.

El director y coguionista Ryan Coogler, en tanto, agrega: “Estábamos muy emocionados de explorar la relación entre Ramonda y Shuri. La primera película tiene mucha dinámica padre-hijo, ya que tanto el protagonista como el antagonista tuvieron que lidiar con seguir adelante después de la muerte de su padre. Esta película se convirtió en gran medida en una historia con la maternidad como motivo. Muy a menudo, las mamás tienen que seguir siendo madres en situaciones difíciles”.

2 visualizaciones0 comentarios