top of page
  • Foto del escritorRamiro Parias

Dificultades del habla en niños: un enfoque en las afecciones otorrinolaringológicas


La importancia de abordar las dificultades del habla en niños y su relación con las afecciones otorrinolaringológicas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada diez niños en todo el mundo experimenta algún tipo de trastorno del habla durante su infancia, y en muchos casos, esto puede estar relacionado con problemas en el oído, la nariz y la garganta.


El otorrinolaringólogo pediatra Luis Felipe Romero Moreno, destaca la importancia de comprender la conexión entre estas afecciones y las dificultades del habla en los niños. "Las infecciones recurrentes del oído y la hipertrofia de las amígdalas y adenoides son dos problemas otorrinolaringológicos que pueden tener un impacto significativo en el desarrollo del habla en los niños", afirma el especialista.

Las infecciones recurrentes del oído, también conocidas como otitis media, son una de las afecciones más comunes en la infancia. Estas infecciones pueden causar pérdida temporal de audición, lo que a su vez puede afectar la adquisición del lenguaje en los niños. El Doctor Romero Moreno señala que "las infecciones del oído pueden interferir con la capacidad del niño para escuchar y procesar los sonidos del habla, lo que puede retrasar su desarrollo lingüístico".


Por otro lado, la hipertrofia de las amígdalas y adenoides se refiere al crecimiento excesivo de estas estructuras en la garganta de un niño. Esto puede obstruir la vía aérea y dificultar la respiración, lo que puede llevar a una vocalización inadecuada y problemas de articulación del habla. "Los niños con amígdalas y adenoides agrandadas a menudo tienen dificultades para pronunciar ciertos sonidos correctamente y pueden desarrollar un patrón de habla nasal", explica el doctor Romero Moreno.


La detección temprana y el tratamiento adecuado de estas afecciones son fundamentales para garantizar un desarrollo del habla óptimo en los niños. Los padres y cuidadores deben estar atentos a los signos de infecciones recurrentes del oído, como el dolor de oído persistente, la fiebre y la irritabilidad. Además, si un niño presenta dificultades en el habla, especialmente si se asocian con problemas respiratorios o ruidos nasales anormales, es esencial consultar a un otorrinolaringólogo pediátrico para una evaluación adecuada.


El Dr. Luis Felipe Romero Moreno concluye: "El enfoque integral en la salud de los niños debe incluir la atención a las afecciones otorrinolaringológicas que pueden estar relacionadas con las dificultades del habla. Al abordar estas afecciones de manera temprana y efectiva, podemos ayudar a los niños a desarrollar habilidades de comunicación sólidas y mejorar su calidad de vida".


44 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page
google-site-verification=LXxa5KLdqWfFK4QmyK7Z288OH1a5f7ENtId7tY6LdW0